• Gustavo Muñoz

Descansa en Paz, Vicente Fernández


Vicente Fernández Dicen los que lo conocieron de cerca que era muy buena persona, muy agradable y muy enamorado. En sus inicios, no la tuvo fácil, el éxito de una carrera artística en esos años, estaba ligada a las desiciones de los monopolios conformados por dueños de las disqueras y los medios de comunicación, muy pocos llegaron a la cima, uno de ellos fue Vicente Fernández. Aquí en Sonora el cultivó grandes amistades y compadrazgos, desde personajes más humildes hasta grandes empresarios, Vicente no se dejaba llevar por las apariencias, por el dinero ni por el poder. Para los que tuvimos la fortuna de verlo y escucharlo cantar, en la mayoría de las ocasiones durante sus presentaciones, agradecía a varias de sus amistades de por acá y había una muy especial, la Lucila. Lucila, para quienes no la conocieron, fue la propietaria de un centro de diversiones en la muy famosa y hoy desaparecida zona de tolerancia de aquí de Hermosillo y al que bautizó con su nombre y fue el Lucila para muchos, el mejor Centro Nocturno de toda la Región y ahí en el Lucila, Vicente Fernández, hizo sus pininos artísticos, muchos buenos recuerdos dejó esparcidos por acá. Dice nuestro querido Beto, quién fungió como uno de los brazos derechos de Lucila en aquella época que Vicente, era muy agradable, muy metódico y muy enamorado, que aquí tuvo muchas novias, el Beto fue uno de sus chaperones. Pero un día las alas de aquel joven aspirante a cantante dieron para más y tuvo que volar en dirección a dónde su destino lo llamaba, se fue pues para convertirse en el sucesor de su Ídolo Pedro Infante, al que por cierto lo imitó, lo alcanzó y superó por mucho. Dice el Beto que Vicente ya en la cima, cuando le programaban gira por aquí, los invitaba con todos los poderes, que siempre mantuvo esa deferencia con ellos. Hoy el Charro de Huentitán, hará su debut en el mejor escenario con el que todo artista puede soñar, hoy por allá dará su primer concierto y será el mejor de todos. Seguro que estará el Manager Principal, su ídolo Pedro Infante, Javier Solís, Jorge Negrete, Antonio Aguilar, Joan Sebastian muchos, muchos y de seguro la Lucila también. Ya por último, les contaré de una ocasión cuando la fortuna nos llevo a asistir a una pequeña presentación ahi en su casa en Los tres Potrillos, un rancho por cierto majestuoso, el nos dijo: " Muchas Gracias por hacerme el favor de visitarme aquí en la casa de ustedes, de venir desde tan lejos a verme hacer lo que más me gusta, y digo casa de ustedes con toda sinceridad porque cada peso que costó todo esto, ustedes lo pusieron cuando compraron un disco, asistieron a una presentación, esta casa no es mía, es de todos ustedes, muchas gracias", y posteriormente dió inicio a uno de sus últimos conciertos públicos. Vicente Fernández deja unas enormes Botas de Charro, como las de su éxito musical, ¿Quién las llenará?, la tarea va a estar muy cabrona. La fiesta, estará de envidia hoy allá, en el Palenque Celestial!!!