• Gustavo Muñoz

Este vuelo, te lo dedico a ti México

Este vuelo, te lo dedico a ti México

Hace algunos años, las desiciones importantes acerca del rumbo que nuestro país debía de tomar, se elaboraban con sumo cuidado antes de hacerse el plan de desarrollo que posteriormente, se ejecutaba de la mejor manera posible. Los encargados de sacar adelante estas tareas tan importantes eran los intelectuales y estos últimos a su vez eran apoyados por científicos, filósofos, historiadores y algunos personajes que el sector privado proponía. La exposición, el debate, la propuesta, el análisis y sobre todo la reflexión, eran las herramientas que se requerían para pulir cada una de las ideas que una vez autorizadas, pasaban a ser los manuales operativos y de procedimientos que serían ejecutados por los funcionarios de las oficinas de gobierno y en algunos casos, transformarse en leyes o decretos. Pero con el paso del tiempo, los centros de investigación de las universidades y los colegios, fueron renovando a sus integrantes y en la mayoría de los casos, los nuevos miembros, ocuparon las vacantes más por recomendación de arriba que por aptitud, generando con eso, una pérdida en la calidad de las sugerencias que se hacían a los políticos para que estos últimos, elaboraran sus planes de gobierno. La comunidad intelectual, cientifica y de investigación en nuestro País, paso a ser solo de membrete, un club de paleros que los gobernantes empezaron a utilizar como pantalla a cambio de unos centavos. ¿Y que tiene que ver esto con la llegada de la primer Mexicana al espacio exterior?, mucho más de lo que se imagina usted. Katya Echazarreta, nació en Guadalajara hace 26 años pero como muchos paisanos, tuvo que migrar con su familia a la frontera de Tijuana en busca de un futuro mejor. Un día esperando el camión con su mamá, tal cual ella lo platica, volteando hacia el espacio, decidió que algún día, llegaría a el, esta pues, sería su meta. "Recuerdo mucho ese momento, estábamos solitas y voltee al cielo y luego a ella para preguntarle: ¿cuál es la carrera más difícil que alguien puede tener?, y mi mamá me dijo: Eso depende, pero para ti, yo creo que ser astronauta, y me acuerdo que le dije: Ok, eso es lo que voy a ser". Ella logró su meta gracias a su determinación, enorme esfuerzo, disciplina, dedicación y al apoyo de su familia, también, a qué supo buscar y construir las oportunidades necesarias y las aprovechó al máximo, incluso fue seleccionada entre más de siete mil aspirantes a este asiento que a ella finalmente, se le asignó. Ya casi se me pasaba anotar algo muy importante, otro factor que no lo mencioné pero que fue fundamental, "el haberse ido de México en busca de su sueño". En México, por las malas políticas de los gobiernos de las últimas décadas, se dejó de invertir en educación cientifica y tecnológica y se desaparecieron todos los programas de investigación y desarrollo en estas áreas de un solo plumazo, sin importar que con estas acciones, aniquilaban las aspiraciones y las oportunidades de miles de niños y jóvenes que como Katya, se atrevieron a soñar y lograr algo que para muchos, era algo imposible. El ejemplo de Katya es de gran valor para todas y todos nosotros así también como la dedicatoria de su logro: "Este vuelo te lo dedico a ti, México", cómo un recordatorio del a pesar de ti, y como un señalamiento hacia el nuevo rumbo que debemos retomar para ahora sí, caminar hacía adelante. Katya Echazarreta, un ejemplo para las actuales y las futuras generaciones de soñadoras y soñadores Mexicanos.